4 ago. 2015

Pedaleando desde Colonia hasta Santa Ana y Artilleros (Uruguay)

A medida que se iba acercando la mitad del año, iba creciendo la necesidad de realizar un viaje en bicicleta para regalarle al alma uno de esos particulares descansos. Dejar el ambiente medieval de los Tribunales para respirar el aire de las rutas siempre es una tentación.

Esta vez, el destino elegido fue nuevamente Colonia del Sacramento, Uruguay, donde hicimos base junto con mi querida colega Carla, compañía más que grata durante los cuatro días de estadía en el país vecino. Partimos el miércoles a la tarde/noche desde Buenos Aires, llegando a Colonia del Sacramento para la hora de la cena.

Desde allí planeamos realizar dos pedaleadas. La primera hacia Santa Ana, y la segunda hacia Artilleros. Ambos pueblos se encuentran relativamente cerca entre sí, aunque los pocos kilómetros que separan al primero del segundo presentan unas cuestas realmente cansadoras.

El primer día, partimos desde Colonia hacia Santa Ana, tomando la ruta 1 -hacia el este-, que jamás abandonaríamos hasta llegar al cartel que indica que por un camino de asfalto se ingresa al balneario. El viento en contra de la ida nos dificultó bastante lo que en los planes era una pedaleada simple. La vuelta, en cambio, fue un verdadero paseo, aunque llegando a Colonia comenzó a llover levemente.

La ruta se encuentra en excelentes condiciones y cuenta con una banquina, no muy ancha pero suficientemente espaciosa para circular con tranquilidad sobre nuestra bicicleta.

El viernes, la lluvia matutina nos impidió realizar un recorrido extenso, pero aprovechamos la tarde para recorrer Colonia y a la noche nos sacamos las ganas de andar en bicicleta, y tras una abundante cena y un par de cervezas, recorrimos parte de la ciudad sobre nuestras dos ruedas, llegando hasta la Plaza de Toros.

Cualquiera que haya pedaleado durante la noche sabe que la sensación es maravillosa. En Colonia, la tranquilidad que nos otorga el escaso tránsito vehicular en horas de la madrugada, nos dejó aún más satisfechos.

El sábado fue nuestro último día de pedaleo, ya que el domingo por la mañana regresamos hacia Buenos Aires. Optamos por repetir parte del recorrido del día jueves, pero llegando esta vez hasta Artilleros. Para ello, en lugar de ingresar al balneario Santa Ana, seguimos andando por la ruta 1, atravesando tres o cuatro cuestas realmente duras, para luego ingresar al balneario Artilleros. Recorrimos el lugar, tomamos algunas fotografías, y no encontrando ningún restaurante abierto, optamos por regresar a Santa Ana, pero tomando un camino paralelo al río que se abre a poco de salir de Artilleros.

Volvimos a recurrir a la hostería Don Guillermo, el único lugar disponible para almorzar que encontramos en dicho pueblo.

Tras el almuerzo, disfrutamos del sol que iba y venía sobre la playa, para regresar luego a Colonia y pasar allí la última noche, previo a nuestro regreso hacia Buenos Aires.

Nos trasladamos por intermedio de Colonia Express, empresa que permite al pasajero llevar su bici armada y sin costo alguno. Esto le otorga un alto grado de practicidad a cualquier viaje corto en bicicleta y merece ser destacado.

En síntesis, han sido unos días muy lindos, pedaleando por el país vecino. Y como suelo decir, la idea de cada relato es lograr que una persona más se anime y decida emprender su viaje en bicicleta. Las sensaciones que a uno lo invaden en esos momentos son indescriptibles y la única forma de experimentarlas, es viviendo.

Algunas fotos de los días pedaleados, debajo.

Gracias por su tiempo.



A punto de partir desde Las Barrancas Hostel, en Colonia del Sacramento.


Antigua Panadería "La Nueva Pompeya" ubicada al costado de la Ruta 1







Pedaleada nocturna por Colonia. Plaza de Toros.


Atardecer en Colonia del Sacramento


Ruta 1. Camino hacia Santa Ana / Artilleros


Se acaban las palmeras, el viento se torna más intenso y la ruta se vuelve algo monótona. No importa, hay que seguir pedaleando.


Parada técnica.


Poco antes de llegar a Santa Ana, vuelven los árboles como compañía.






Artilleros.




Parada para almorzar.



Descanso en Santa Ana.



Regreso hacia Colonia, desde Santa Ana.