17 nov. 2011

Amélie y su ejercito de imitadoras insípidas.

"Amélie" puede ser una película fantástica para algunos y regular u ordinaria, como más les guste, para otros - dentro de estos últimos me incluyo -, pero de ella emergen dos consecuencias muy importantes. La primera - positiva -, es que nos deja una banda de sonido a cuestas que es maravillosa. La segunda - detestable - es un sinnúmero de chicas que creen que imitando a la protagonista de la película, en los aspectos fáciles de copiar, van a encontrar al amor de sus vidas.

Por eso, y con humor, dígale "¡No!" a la mujer que se corta el pelo y pone una cara que pretende denotar su excentricidad durante las veinticuatro horas del día, por el mero hecho de haber visto una película.

6 nov. 2011


Qué cosa rara es el ser humano. Me gustaría que algún entendido me explicase por qué algunas personas, que otrora fueran recordadas a cada segundo, pueden convertirse de pronto, o con el tiempo, en un recuerdo desgastado del cual a veces hasta olvidamos el nombre.

¿Cómo alguien puede ser tan importante para uno en una determinada época y, al tiempo, pasar a ser menos que un grano de arena en el desierto? Más cuando en aquella época seguramente pensábamos que lo que ahora sucede, jamás iba a realizarse.

Es un planteo que muy seguido atraviesa mi mente, me provoca una sonrisa que no es más que la gracia que siento - y sentimos todos en algún momento - de mí mismo.

¿Será que los conceptos de cariño y amor efímero que algunos autores predican son ciertos en la práctica pero muchos se niegan a reconocerlo?

A propósito...

Saludos para todos,

Leonel

El hecho de que no pase un día sin que recuerde aquel recital del 14 de octubre pasado, demuestra por qué fue denominado "Dios".