6 ene. 2015

En bicicleta por Valle Grande y el Cañón del Atuel

Luego de haber visitado los Reyunos (http://respiraelaire.blogspot.com.ar/2015/01/en-bicicleta-hacia-los-reyunos.html), decidimos pedalear hasta la postal más característica de San Rafael: el Cañón del Atuel. 

El plan inicial había sido el de tomar la ruta 143 hacia el Nihuil, para acampar y regresar al otro día por la ruta 173, que bordea el cañón y es camino de tierra hasta Valle Grande. Pero para poder tener un día de descanso y no hacer el camino con las bicicletas tan cargadas, optamos por visitar directamente el Cañón, pasando por Valle Grande, e iniciando el pedaleo de tierra hasta que la caída del sol nos obligara a regresar, en el día.

Pedaleamos en total, alrededor de 120 km, entre la ida y la vuelta, partiendo desde el mismo punto que en el anterior relato.

Se trata de una ruta imperdible. Un hermoso desafío para cualquier ciclista.

Desde el Hostel Shanti, llegamos hasta la Av. Ballofett, para girar hacia la derecha y pedalear por dicha arteria, hasta que se convertirá en la ruta 144, que cruzará la ruta 173, que es la que debemos tomar, en dirección a Valle Grande.

Algo muy llamativo, al menos para quienes vivimos en Buenos Aires, es que la ruta 173 tiene una bicisenda que se extenderá hasta Valle Grande.



Luego de haber pedaleado unos 30 km, desde San Rafael, atravesarán Valle Grande, siendo esta una parte preciosa del recorrido, con el Río Atuel siempre acompañándolos, hasta llegar al Dique, que ofrece una vista maravillosa.




Antes de llegar al Dique, pasarán por los túneles, luego de dejar atrás una subida bastante intensa.









Una vez que lleguen al dique, comienza el camino de tierra por el Cañón del Atuel. Tiene muchos serruchos, grandes tramos con abundante cantidad de tierra y enorme cantidad de piedras. Hay que ir con cuidado, pero se puede transitar en bicicleta tranquilamente.

Al transitar por este recorrido, pasarán por lugares como estos...






De regreso a San Rafael, la vista por la ruta 173 será aún más bonita, porque podrán ver el Río Atuel a su derecha, mientras circulan por la bicisenda.




Eso es todo, solamente es cuestión de animarse y salir a pedalear.

5 ene. 2015

En bicicleta hacia Los Reyunos

San Rafael es una ciudad hermosa, que ofrece varias alternativas para quienes amamos el cicloturismo.

Este viaje contó con la compañía de Fernando, un amigo de toda la vida, que se aventuró y aceptó la idea de encarar un viaje en bicicleta.

Antes que nada, es importantísimo recomendarles la utilización del líquido Slime (o similar), para evitar y prevenir las pinchaduras, porque pedaleando por San Rafael es prácticamente imposible no cruzarse con alguna de las famosas rosetas que se incrustarán en nuestras cubiertas y cámaras. Para evitar tener que cambiar varias veces la cámara o emparchar en reiteradas oportunidades, es una muy buena idea llevar puesto el líquido verde. Si su bicicleta tiene válvula presta, pueden colocar el líquido siguiendo las instrucciones del siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=BnbLI_tLpLs

Agradezco a Aldo, un ciclista a quien le hice varias consultas previas al viaje, que fue muy gentil al recomendarme su utilización y facilitar nuestro viaje.

Una vez más, trasladé mi bicicleta en avión, dentro de la caja, habiéndola desarmado y embalado previamente. Conviene y es necesario quitar el manubrio, los pedales y la rueda delantera. Para quien no lo sepa, el siguiente dato puede ser muy útil: pueden llevar gratuitamente, por tratarse de equipaje deportivo, una bicicleta de hasta 15 kg., además del peso permitido para el resto del equipaje. Es por ello que en el reglamento se establece que existe una "franquicia" para equipaje deportivo. Si se pasan de los 15 kg, deberán pagar exceso de equipaje.

Como el viaje fue corto, debimos ajustar los recorridos a nuestra limitada estadía. Contábamos con tres días completos para pedalear, más otros dos de ida y vuelta desde y hacia Buenos Aires, respectivamente. Optamos por pedalear los primeros dos, y descansar el tercero.

Para el primer día, elegimos un hermoso recorrido que comenzamos en San Rafael, más precisamente en el Hostel Shanti, donde nos alojamos (Av. Hipólito Yrigoyen 2602), es decir, a unos pocos kilómetros del aeropuerto, en dirección al centro de San Rafael, finalizando en Los Reyunos, pasando previamente por el Fuerte Histórico de San Rafael y Villa 25 de mayo. En total, 64 km entre la ida y la vuelta, en los cuales se asciende 300 metros a la ida, que obviamente se convertirán en bajada para el regreso. Además, dimos unas cuantas vueltas por los Reyunos y pedaleamos por la bajada que verán en las fotografías.

El recorrido es muy sencillo, se toma la Av. Hipólito Yrigoyen en dirección hacia el aeropuerto, que luego se transformará en la Ruta 143. Tiene una bicisenda sobre la izquierda por la cual se puede circular con tranquilidad.



Sobre la Av. Hipólito Yrigoyen, que luego se transforma en la ruta 143.

Deben seguir pedaleando por la ruta 143 hasta encontrarse con la primera rotonda, en la que deberán tomar la ruta 150, doblando hacia la izquierda.



Rotonda en la que debemos tomar la ruta 150.

Por esa misma ruta, atravesarán el barrio llamado 25 de mayo, donde podrán visitar un Fuerte, a solo 300 metros del camino. Un cartel presente sobre la ruta 150 los guiará hacia él.






Una vez que hayan visitado el fuerte, deben continuar por la ruta N° 150, hasta que los carteles les indiquen que deben desviarse hacia el Dique Los Reyunos. Vayan tranquilos porque hay carteles por todas partes que los van a guiar hacia el destino. Antes de llegar van a tener una subida pronunciada pero no imposible, así que a juntar fuerzas, que a la vuelta será bajada.




Imperdible bajada.




Podría subir muchas más fotos de este increíble paisaje, pero prefiero que vivan su propia experiencia y lo descubran ustedes mismos.

El regreso, luego de unas ricas empanadas, lo hicimos por idéntico camino.