27 dic. 2009

Ira. Tristeza


No esperen ver en este blog, entradas que arrojen sufrimientos cotidianos desde una terraza, hacia la vereda, con el objeto de que los que pasen caminando me griten "arriba viejo, podés continuar".


Afortunadamente, hoy, no tengo motivos para hacerlo. Si los tuviera, tampoco lo haría.

Pero mientras veo "The Kids Are Alright" (comienza "Tommy Can You Hear Me?" y ¡¡Grito!!), aún mantengo la ira acumulada producto de haber escuchado Quadrophenia (todavía recuerdo esas caminatas con la tía, siendo un purrete, por "La Mula", disquería destruída por la piratería, en busca del original), Tommy, Who's Next.... (Fue una semana en la que The Who me acompañó demasiado) descubro el concepto de la IRA y de la TRISTEZA.



Como dijimos una vez con Nico, al borde de la explosión: "Teníamos la entrada en nuestras manos, decía The Who, los íbamos a ver".

¡¡Y CANCELARON EL SHOW!!



Elizabeth, ¿Podés dar fe de esto verdad?

Por suerte, más de una veintena de mágicas noches mantienen el nivel recomendado, por el Dr. Jimmy, de "corcheas en sangre".

Aprovecho el momento para saludarte, colega recitalera:

FELIZ CUMPLEAÑOS QUERIDA TÍA. Gracias por tantos momentos, influencias, tesoros, libros, revistas, casettes y cds que me permitiste robarte sin el menor escrúpulo.

Las anécdotas nos llevan al "hurto más grande de la historia" cuando te devolví Quadrophenia con dos cds de la Playstation adentro.

Tus obras adornan este escrito.

1 comentario:

maria elizabeth ciliberto dijo...

Querido y hermoso sobrino. ¿hace falta decirte que te adoro?