12 mar. 2010

Cambiaste mi día. Me hiciste sonreir. Lograste que la jornada laboral venidera sea más amena.


Y todo a cambio de unas monedas que hasta podría no haberte dado, pero quise entregarte a modo de contraprestación por tan buen gesto.



Gracias al "ciego del tren".



Pequeños momentos. Grandes placeres que alegran nuestros días.

2 comentarios:

yama dijo...

hooooooooooooooooooy es viernesssss joda joda joda aaay no me agradezcas el comentario, qué atento, qué atento amiguito cilibert boy.

Valèrie dijo...

Es hermoso cuando nuestro día comienza con una sonrisa producto de una persona que nos llega al alma.