16 abr. 2011

Nightwish

Dramatismo, lírica, presencia, talento, fuerza, manejo escénico.
Lo tenían todo.
Y los extraño.
Duele que bandas como ésta, una de las pocas que se dedicó a dar vida a la música en estos últimos diez-quince años de abundancia de chatarra pseudo-musical (no me vengan con rubios carilindos que de composición sabían poco y nada), muera, de un día para el otro, y nunca más reviva...

Afortunadamente, las obras son un legado para nosotros, los simples mortales que podemos seguir disfrutando de ellas.



Bendita sea esa bocanada de aire nórdico...

1 comentario:

maria dijo...

ego, capricho, avaricia y estupidez destruyen todo lo bueno construido.