11 nov. 2009

James Marshall "Jimi" Hendrix

El mejor guitarrista de todos los tiempos.
Un axioma del rock.
Podemos inclinarnos por otro violero, puede gustarnos más el sonido de Blackmore, Page, Clapton. Tal vez el de Slash. O el de Satriani, Vai, Petrucci, Johnson. ¿Por qué no B.B. King, Vaughan, Santana, Al Di Meola, Paco de Lucia? O incluso los elementales solos de George Harrison.

Pero Jimi siempre será aquél que sirvió de base para todo lo ulterior. El hombre sagrado. El que hizo hablar y vivir a la guitarra. El que rodeaba el diapasón con sus bestiales dedos morochos como dejando sin alternativa a las cuerdas. El que hacía ruidos de ambulancias y aviones en Woodstock sin pedaleras ni inventos modernos. Aquél a quien quisieron asesinar cuando tocó el himno estadounidense con una guitarra eléctrica. Ese que hizo creerle a Clapton que "había llegado un tipo que los iba a dejar sin trabajo a todos los guitarristas"...

Y así podríamos continuar, durante horas, cientos y cientos de personas, alabando a este ser superior, al violero que en todos es influencia.

No hay comentarios: